Bogotá en déficit de arboles

La calidad del aire en la capital de la república en las últimas dos semanas no ha sido satisfactoria y ha llevado a que la Alcaldía Mayor de Bogotá decidiera implementar el pico y placa todo el día para vehículos particulares, motocicletas y restricción de ingreso de vehículos de carga a la ciudad.

Pero sin duda estas medidas que afectan a los bogotanos y la mala calidad del aire que inevitablemente deben respirar se hubiesen podido evitar si existiera una mayor cantidad de árboles de determinadas especies que absorban el CO2 y mejoren la calidad del aire.


De acuerdo al Sistema de Información para la Gestión del Arbolado Urbano entre el 2008 y 2019 se talaron 42.215 árboles y en compensación se sembraron 169.953, no obstante en este mismo periodo de tiempo se derribaron alrededor de 28.800 árboles más. Los expertos ambientales comentan que cada árbol talado o retirado debe ser remplazado al menos con la siembra de 3 árboles por cada uno de ellos.


Otra de las importantes cifras que es importante destacar y de acuerdo al informe de Arbolado Urbano de Bogotá emitido por la Secretaria de Ambiente el 40% de los arboles jóvenes plantados muere por acciones humanas y el 10% por condiciones ambientales y naturales, siendo este un indicador de la falta de cuidado a estas plantas y el déficit que genera en Bogotá por estos altos índices de mortalidad y su aporte al medio ambiente es nulo.


Sumado a todo ello el ingeniero Eduardo Bermúdez, ex presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros Forestales manifiesta que “es imposible pensar que la plantación de árboles nuevos y pequeños pueda compensar un árbol de 30 o 40 años” adicionalmente y de acuerdo a un estudio previo realizado, los árboles de Bogotá son muy jóvenes, ya que en promedio poseen tan solo 30 años.


Es importante recalcar que los arboles no solo cumplen una función de absorber el CO2 sino que además son los ecosistemas donde habitan diversas especies de animales y contribuyen a disminuir la radiación del sol.


La solución de raíz a las problemáticas asociadas a la calidad del aire es la siembra de árboles y protección de los mismos para dar un equilibrio ambiental a la contaminación producida por el hombre y en la misma medida evitar medidas restrictivas y poner en práctica las medidas preventivas, acompañadas de pedagogía de sensibilización y concientización de los ciudadanos.